May 24, 2017 Last Updated 10:40 AM, May 24, 2017

El exdirector de la CIA John Brennan aseguró este martes ante el Congreso de Estados Unidos que “debe quedar claro” que Rusia interfirió “descaradamente” en las elecciones presidenciales de 2016, en las que resultó ganador el republicano Donald Trump en detrimento de su rival demócrata, Hillary Clinton.

Brennan, quien fue director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense entre 2013 y enero de este año, explicó que él fue uno de los primeros funcionarios de Estados Unidos en advertir a Moscú sobre sus actividades, y les instó a cejar en su empeño de afectar los comicios.

El exdirector de la CIA discutió el asunto con Alexander Bortnikov, jefe del servicio de seguridad FSB de Rusia, quien dijo que comunicaría las inquietudes de Brennan al presidente ruso, Vladimir Putin.

“Debe quedar claro a todo el mundo que Rusia interfirió descaradamente en el proceso electoral presidencial de 2016 y que llevaron a cabo esas actividades pese a nuestras fuertes quejas y advertencias explícitas de que no lo hicieran”, afirmó.

Ante el Comité de Inteligencia de la Cámara baja, en una audiencia pública para abordar la investigación rusa, Brennan aseguró estar “preocupado por el número de contactos que los rusos habían hecho con personas estadounidenses” en los meses previos a las elecciones.

“Ellos trataron de sobornar a individuos”, dijo Brennan, quien señaló que, al abandonar su cargo, tenía serias dudas sobre si los rusos habían sido capaces o no de involucrar a miembros de la campaña de Trump en sus actividades.

Brennan rechazó tener pruebas directas sobre la posible colusión del equipo del multimillonario con los funcionarios rusos, pero insistió en que había indicios suficientes “para seguir investigando” al respecto, información que compartió con el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para actuar de forma apropiada.

Las agencias de inteligencia estadounidenses han concluido que Rusia interfirió en las elecciones, pero está por dilucidar si dichas actividades las realizaron de manera coordinada con el equipo de campaña del magnate.

Trump despidió hace dos semanas al entonces director del FBI, James Comey, quien lideraba la investigación sobre el asunto, una medida que se ha interpretado como un intento del magnate de frenar las pesquisas.

Por Noticieros Televisa 

En el primer viaje internacional de Donald Trump, el presidente vivió un momento de tensión que llegó de la persona menos esperada: Melania, su esposa.

Apenas llegado a Tel Aviv, avanzando por la alfombra roja -junto a Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, y su esposa, Sara-, Trump le extiende la mano a Melania, que iba un poco por detrás de él. La primera dama, en lugar de tomarlo de la mano le responde con una palmada.

1 Melania

No es la primera vez que Melania hace un gesto captado por las cámaras que se vuelve viral.

Ya había sucedido en las pascuas celebradas en la Casa Blanca, en la que la primera dama 'regaña' con un ligero toque a Trump para que se coloque la mano sobre el corazón para cantar el himno de Estados Unidos.

Un llamado de atención que intentó ser discreto pero que no escapó a las cámaras.

 

También fue famoso el gesto de Melania en el día de la toma de posesión de Trump, el pasado 20 de enero, en Washington DC.

El presidente se volteó a hablarle a su esposa en medio de uno de los discursos del acto. Melania respondió con una sonrisa, pero en cuanto Trump dejó de mirarla se puso seria por completo.

Por Univisión

La iniciativa presupuestaria del presidente Donald Trump dejará a millones de personas sin cupones para alimentos, parte del conjunto de nuevas reducciones propuestas al gasto que ya suscitaron las críticas de legisladores de ambos partidos en el Capitolio.

El plan presupuestario de Trump para el año fiscal 2018 será dado a conocer el martes e incluye recortes a programas como el Medicaid (asistencia médica para los pobres y discapacitados), las pensiones de los empleados federales, las prestaciones sociales y los subsidios agrícolas.

En concreto, el presupuesto de Trump incluye recortes por 1.7 billones de dólares en 10 años a los llamados programas obligatorios, según personas enteradas del plan.

Los recortes abarcan las pensiones a los trabajadores federales y aportaciones más altas para las prestaciones de jubilación, así como los créditos fiscales reembolsables pagados a los trabajadores pobres.

Las fuentes solicitaron el anonimato para hacer declaraciones sobre el plan presupuestario.

Los recortes a los cupones para alimentos alcanzarán 193,000 millones de dólares en la próxima década, más de 25%, y se aplicará mediante una reducción al acceso y un aumento de los requisitos laborales, según los puntos de discusión divulgados por la Casa Blanca. El programa beneficia en la actualidad a 42 millones de personas.

La reducción a los cupones para alimentos es varias veces mayor que las intentadas por los republicanos en la Cámara de Representantes hace algunos años y representa el grueso de una propuesta por 274,000 millones de dólares en 10 años dentro de la llamada revisión a la asistencia social.

La iniciativa incrementada sigue a una impopular divulgación parcial en marzo de recortes promedio de 10% para las agencias internas y la asistencia exterior, propuestas que fueron censuradas por los legisladores de ambos partidos.

Los nuevos recortes son impopulares también.

"Creemos que está equivocado", dijo el representante Mike Conaway, presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Representantes, cuando se le preguntó acerca de los próximos recortes a los programas agrícolas. "La producción agrícola está en su peor caída desde la depresión, con un desplome del 50% en los ingresos netos de los productores. Ellos necesitan esta red de seguridad", añadió Conaway, republicano por Texas.

El plan presupuestario de Trump promete equilibrar las cuentas federales al final de un plazo de 10 años, incluso si exime de los recortes a las prestaciones de retiro del Seguro Social y el programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos Medicare.

Para lograr ese equilibrio, el plan del director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, se basa en cálculos optimistas del crecimiento económico y en un aumento resultante de los ingresos, abandonando la promesa de Trump de un "recorte fiscal de gran escala".

En cambio, el plan tributario de Trump promete una revisión completa que reduciría las tasas impositivas pero que se basaría en eliminar las exenciones fiscales y en un crecimiento económico.

Trump también está apuntando al programa Medicaid, que también provee atención en casas para ancianos a millones de personas que no podrían pagarla.

La Cámara de Representantes vivió un enconado debate sobre la atención de la salud antes de aprobar a principios de mayo un proyecto de ley de salud del Partido Republicano _por una votación ajustada de 217-213_ que incluyó más de 800,000 millones de dólares en recortes de Medicaid durante la próxima década.

Por AP

Donald Trump se convirtió en el primer presidente de EEUU en activo en visitar el Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones, lugares sagrados del Cristianismo y el Judaísmo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en lo que la comunidad internacional considera territorio palestino ocupado.

Hasta ahora, los mandatarios estadounidenses y europeos habían evitado este itinerario por el significado político que tiene, al estar en la zona oriental de Jerusalén, ocupada por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967, anexionada en 1980 con la condena de la ONU, y que los palestinos reivindican como capital de su futuro estado.

Trump ha querido cambiar esto y, horas después de llegar a la región, se dirigió a la ciudadela amurallada de Jerusalén, donde primero fue al Santo Sepulcro, en el que la tradición cristiana sitúa el lugar de la crucifixión, enterramiento y resurrección de Jesús, que visitó rodeado de representes de las iglesias ortodoxa griega, armenia y católica.

El presidente estadounidense, su esposa Melania, su hija Ivanka y su yerno, Jared Kushner, llegaron pasadas las 15.30, hora local (12.30 GMT) a la basílica andando por las estrechas callejuelas del zoco escoltados por religiosos revestidos de ceremonia, que golpeaban rítmicamente el empedrado con bastones.

1 Trump Muro AP

En la iglesia se detuvieron en el Calvario o Gólgota (lugar de la crucifixión) y la Piedra de la Unción, donde se preparó el cuerpo de Cristo tras ser bajado de la cruz, además de la tumba de Jesús y el relicario del Patriarcado Griego Latino.

Seguidamente la comitiva se desplazó al Muro de las Lamentaciones, a pocos metros del Santo Sepulcro, acompañada del rabino del muro, Shmuel Ravinovich.

En el Muro, Trump, con la cabeza cubierta como es preceptivo por una kipá (solideo judío), rezó unos instantes mientras tocaba las grandes piedras y, siguiendo la tradición, depositó en los intersticios un papel con una petición.

Su esposa e hija rezaron en el lugar del muro destinado a las mujeres.

La explanada que se abre al Muro de las Lamentaciones estuvo protegida por un gran panel y el acceso estuvo prohibido desde horas antes de su llegada.

1 trump ap

El itinerario por la Ciudad Vieja ha sido declarado visita privada y la delegación estadounidense rechazó que representantes israelíes, incluido el primer ministro, Benjamín Netanyahu, acompañaran a Trump.

El expresidente de EEUU Barack Obama visitó el Muro de las Lamentaciones siendo todavía candidato presidencial y evitó hacerlo durante sus ocho años de mandato, mientras que otros dirigentes, como Bill Clinton, lo hicieron cuando abandonaron la Casa Blanca y George H.W. Bush cuando aún era vicepresidente.

Fuentes palestinas aseguraron que la Administración estadounidense rechazó que desfilase un grupo de boyscouts tras negarse estos a retirar de sus uniformes la bandera palestina.

La Policía israelí cercó con cientos de agentes la Ciudad Vieja desde primera hora de la mañana y la cerró por completo durante la hora que pasó allí Trump.

El portavoz policial, Micky Rosenfeld, aseguró que varias unidades dispersaron a un grupo de manifestantes que se acercó a la Puerta de Yafa, una de las principales entradas de la Ciudad Vieja.

Por EFE

Michael Flynn, el exasesor de Seguridad Nacional de Donald Trump que se encuentra en el centro del escándalo que rodea al nuevo gobierno por los supuestos vínculos de la campaña republicana con Moscú, no colaborará con el Congreso dentro de la investigación del 'Rusiagate'.

El general, según informó la agencia AP, se acogerá a la Quinta Enmienda de la Constitución que establece que "nadie estará obligado a responder de un delito castigado con la pena capital o con otro delito si un gran jurado no lo denuncia o acusa (...) ni se le forzará a declarar contra sí mismo en ningún juicio criminal".

El comité de Inteligencia del Senado está realizando una investigación sobre los supuestos nexos entre el Rusia y la campaña de Trump.

El pasado 10 de mayo, el comité de inteligencia del Senado requirió a Flynn documentos "relevantes" para la investigación. Si finalmente Flynn efectivamente decide no colaborar con el Senado, pudiera enfrentar consecuencias legales si el Congreso decide nombrarlo en desacato, lo que podría acabar en un proceso legal en una corte de Washington DC.

La semana pasada, el senador Richard M. Burr, presidente del comité de Inteligencia de la cámara alta del Congreso, especificó en un comunicado a Univision Noticias que "el abogado del general Flynn aún no ha indicado qué hará ante la petición de información del comité de Inteligencia del Senado".

Sin embargo, antes de que Flynn tuviera que responder ante un juez, se deben activar una serie de iniciativas en el Congreso que requerirían de una mayoría simple para aprobar que enfrente a la justicia.

Con anterioridad, Flynn se había ofrecido a testificar ante el FBI y a los comités de inteligencia del Senado y de la Cámara de Representantes, pero a cambio exigió inmunidad.

El general provocó la primera crisis del gobierno de Trump cuando, a mediados de febrero, dejó su cargo después de que se descubriera que habría discutido asuntos diplomáticos sensibles antes de asumir el cargo como uno de los principales asesores del mandatario en la Casa Blanca.

Su nombre está en el centro del político cuando se supo que Trump, antes de despedir a James Comey -director del FBI y encargado de liderar la investigación del 'Rusiagate'-, le pidió que no lo investigara porque "es un buen tipo".

La decisión de Flynn llega tres días después de que el tema ruso volviera con fuerza al debate político luego de que el The New York Times revelara que Trump llamó "loco" a Comey durante su reunión en la Casa Blanca con el ministro de Exteriores ruso. Además, añadió que con su despido bajó la presión por el ‘Rusiagate’.

El mismo día, The Washington Post publicó que el FBI está investigando a un asesor cercano al presidente por sus nexos con el Kremlin.

Por Univisión 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió contra Irán y agradeció a Israel su compromiso para avanzar hacia una paz entre israelíes y palestinos, tras su reunión de trabajo este lunes con su homólogo israelí, Reuvén Rivlin, en su primer acto oficial en Jerusalén.

"Estoy honrado de estar en el gran Estado de Israel, el hogar del pueblo judío", dijo Trump en una breve comparecencia conjunta ante los medios con Rivlin, en la que alabó al pueblo judío por "haber logrado algo increíble, algo que posiblemente no se haya hecho nunca antes".

"He venido a esta tierra antigua para reafirmar la duradera amistad entre EE. UU. y el estado de Israel. No solo somos antiguos amigos, somos grandes aliados y socios" aseguró, antes de añadir que en este momento, "la historia pide que fortalezcamos nuestra cooperación, ya que Israel y América se enfrentan a amenazas comunes, desde ISIS y otros grupos terroristas a países como Irán que impulsa el terrorismo y financia y fomenta violencia terrible".

"Le agradezco (al presidente israelí) y al primer ministro (Benjamín) Netanyahu su compromiso para avanzar en la paz entre palestinos e israelíes. También estoy deseando debatir el proceso de paz con el presidente palestino, Mahmud Abás", dijo en la breve comparecencia conjunta.

"Los jóvenes niños israelíes y palestinos merecen crecer en seguridad, y perseguir sus sueños sin la violencia que ha destrozado las vidas de tantos", añadió.

Trump instó a Rivlin a trabajar juntos para acabar con el azote de la violencia que se ha llevado tantas vidas aquí y alrededor del mundo" y afirmó que ambos deben declarar "con una sola voz" que "nunca se deberá permitir que Irán tenga armas nucleares" y que ese país continúe su "sangrienta financiación, entrenamiento y equipación de terroristas y milicias".

En su opinión, hay gran consenso en torno a esta cuestión entre las naciones, incluidas muchas en el mundo musulmán. "Vuestros vecinos árabes se dan cada vez más cuenta de que tienen una causa común con vosotros con la amenaza que supone Irán", dijo, y añadió:

"Tenemos muchas oportunidades increíbles ante nosotros y mi esperanza para esta visita es que aprovechemos cada una de ellas". Por su parte, Rivlin recordó el conflicto en la vecina Siria, donde aseguró que "se están cruzando líneas rojas" y se están violando "los valores humanos más básicos".

"El pueblo judío volvió a su tierra histórica después de dos mil años de exilio. Celebramos el milagro. Incluso durante los tiempos más difíciles, nunca nos hemos dado por vencidos en alcanzar la paz con nuestros vecinos", dijo el presidente israelí, que recordó que su país firmó en el pasado la paz con Jordania y con Egipto pero aún no ha conseguido su misión de vivir en paz con sus vecinos palestinos. "Nuestro destino es vivir juntos en esta tierra", afirmó, y agradeció que Trump traiga a la región "energía nueva para avanzar".

Por El Tiempo

El presidente Donald Trump dijo al canciller de Rusia Sergei Lavrov y al embajador ruso en Washington Sergei Kislyak que haber despedido al director del FBI, James Comey, había aliviado la presión sobre él por las investigaciones que adelanta la agencia, de acuerdo con el resumen oficial de la conversación al que tuvo acceso The New York Times .

“Acabo de despedir al jefe del FBI. Estaba loco, un completo demente”, dijo Trump a los funcionarios rusos en una reunión en la Casa Blanca el 10 de mayo, un día después de que el presidente echara sorpresivamente a Comey.

“Me enfrentaba a una gran presión por lo de Rusia. Eso se acabó (…) No estoy bajo investigación”, dijo el presidente, según el relato de las notas del encuentro que le fue leído al diario neoyorquino por un funcionario de la Casa Blanca y ratificado en sus aspectos básicos por otro, de acuerdo con el reportaje.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien no negó que el presidente hablara con los rusos en los términos que describe el diario, presentó un comunicado explicando que el exdirector del FBI había complicado las posibilidades del presidente de adelantar trabajo diplomático con Rusia.

“Al politizar la investigación en las acciones de Rusia (durante la campaña), James Comey creó una presión innecesaria en la habilidad de vincularse y negociar con Rusia”, fue la reacción del portavoz presidencial.

Por Univisión 

Bien es conocido que el ex presidente Barack Obama se ha mordido la lengua para no decir realmente lo que piensa de Donald Trump. Sin embargo en un reportaje publicado por  People Magazine se conoció lo que opina del magnate.

La revista reporta sobre una conversación que tuvo el mandatario con dos de sus amigos en referencia a Trump. En esta Obama dijo:  “He’s nothing but a bullshitter”.

“El no es más que un mentiroso”, dijo Obama a sus dos amigos a principios de noviembre pasado, describiendo la llamada telefónica la noche de las elecciones en la que Trump, después de años de acoso verbal contra Obama, de repente profesó su “respeto” y “admiración” por el.

Obama ya había reconoció tácitamente el desastre del gobierno de Trump en su primera aparición pública después de dejar la presidencia. Tomando el escenario en un evento en Chicago en abril, Obama abrió tímidamente preguntando, “Así que, eh, qué ha estado pasando mientras he estado fuera?”.

Cuando se le preguntó a la fuente de People Magazine cómo había cambiado la opinión de Obama sobre Trump en sus primeros 100 días de gobierno, dijeron: “Bueno, no ha mejorado en nada”.

Por El Diario NY 

(CNN)– El presidente de Estados Unidos Donald Trump afirmó este jueves en la mañana que la decisión de designar un asesor especial para examinar los presuntos lazos de Rusia y su campaña es "cacería de brujas".

En dos tuits, el mandatario dijo que actos ilegales habían ocurrido en el gobierno de Barack Obama y en la campaña de Hillary Clinton y que para eso nunca se designó un asesor especial para investigarlos.

"Con todos los actos ilegales que tuvieron lugar en la campaña de Clinton y en el gobierno de Obama, nunca se designó un asesor especial", afirmó Trump.

 

"Esta es la mayor cacería de brujas a un político en la historia", añadió en un segundo mensaje.

 

El Departamento de Justicia nombró al exdirector del FBI Robert Mueller como investigador especial para supervisar la investigación de la intromisión de Rusia en la elección de EE.UU.

El vicesecretario de Justicia Rod Rosenstein dijo en un comunicado: "He decidido que es de interés público que ejerza mi autoridad y designe un investigador especial para asumir la responsabilidad en este caso. Mi decisión no es un hallazgo de que se hayan cometido crímenes o que se hace una acusación. No he hecho una determinación de este tipo. Lo que he determinado es que, basado en las circunstancias únicas, el interés público me exige poner esta investigación bajo la autoridad de una persona que tenga un grado de independencia con respecto a la cadena de mando normal".

El nombramiento de Mueller tiene como objetivo acabar con la ola de críticas que Trump y su administración han enfrentado desde que el presidente despidió al director del FBI James Comey la semana pasada, en medio de la intensificación de la investigación del Buró sobre los contactos entre la campaña de Trump y funcionarios rusos.

En un breve comunicado, Mueller escribió: "Acepto esta responsabilidad y daré lo mejor de mí".

Como fiscal especial, Mueller está "autorizado a procesar delitos federales derivados de la investigación de estos asuntos", según la orden del Departamento de Justicia firmada por Rosenstein.

Los demócratas habían pedido un investigador especial para confirmar el nombramiento de un nuevo director del FBI.

El presidente Donald Trump emitió una breve declaración en la noche del miércoles sobre la decisión del Departamento de Justicia.

Trump dijo que "una investigación exhaustiva confirmará lo que ya sabemos: no hubo connivencia".

Según Trump, "como he dicho muchas veces, una investigación exhaustiva confirmará lo que ya sabemos: no hubo connivencia entre mi campaña y cualquier entidad extranjera. Espero que este asunto concluya rápidamente. Mientras tanto, nunca dejaré de luchar por la gente y los temas que más importan para el futuro de nuestro país".

Por CNN 

Las medidas migratorias del presidente de EE.UU., Donald Trump, han permitido el arresto de 41.318 inmigrantes que viven o se sospecha que viven en el país de manera irregular, lo que refleja un aumento del 37,6 % con respecto al mismo periodo del año anterior.

Los arrestos se produjeron durante cien días, concretamente entre el 22 de enero y el 29 de abril de este año, informó en un comunicado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), encargado de hacer cumplir las leyes migratorias en Estados Unidos.

La agencia atribuye el incremento de arrestos directamente a las órdenes ejecutivas proclamadas por Trump para reforzar la seguridad fronteriza y acabar con las prioridades de deportación establecidas por el expresidente Barack Obama para enfocarse en la expulsión de criminales antes que en las familias.

"Estas estadísticas reflejan el compromiso de Trump para hacer cumplir nuestras leyes de inmigración de manera justa y uniforme", dijo en un comunicado el director interino del ICE, Thomas Homan.

Cerca del 75 % de los arrestados durante esos cien días de este año son criminales, que han sido condenados por diversos crímenes, desde homicidio hasta abuso sexual pasando por delitos relacionados con el tráfico o posesión de drogas, según detalla el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Desde el 22 de enero, dos días después de que Trump tomara posesión de la Presidencia, la ratio de arrestos ha sido de 400 individuos al día.

Entre los detenidos figura el hondureño Jose Víctor Bonilla-Meléndez, uno de los "fugitivos más buscados" del ICE y que fue arrestado el 13 de abril en Denver (Colorado).

El ICE buscaba a Bonilla-Meléndez, de 48 años, por su extenso historial criminal que incluía desde acusaciones de agresión y violación hasta cargos por haber vuelto a entrar a Estados Unidos de manera irregular después de haber sido deportado en dos ocasiones.

"Todos los detenidos serán objeto del debido proceso que les otorga la ley. El ICE tomará medidas para deportar a los individuos para los que un juez federal de inmigración emita una orden final de expulsión", aseguró Homan.

Por EFE

El Comité de Inteligencia del Senado pidió este miércoles al FBI los memos en los que, según reportaron medios, su exdirector James Comey escribió que el presidente Donald Trump le presionó para que pusiera fin a la investigación sobre los lazos del exasesor de seguridad Michael Flynn con Rusia.

"Espero tener una respuesta del director interino (del FBI, Andrew) McCabe en las próximas 72 horas", escribió el demócrata de mayor rango en el comité, el senador Mark Warner.

De acuerdo con reportes de medios como The New York Times y The Washington Post, Comey redactó un memo detallando la conversación que tuvo con el presidente después de la renuncia de Flynn. El exdirector decidió llevar un registro escrito de lo que percibía como esfuerzos para influenciar directamente la investigación de Justicia y de la agencia que comandaba en ese momento.

El comité de Inteligencia también pidió a la Casa Blanca cualquier grabación, si existiese, de los encuentros entre el presidente y Comey, quien fue echado abruptamente del cargo la semana pasada. El senador Warner afirmó que el comité tiene interrogantes sobre "los comentarios del presidente sobre grabaciones y grabaciones secretas".

También quieren tener más información sobre las transcripciones del encuentro de la semana pasada en la Casa Blanca entre el presidente Trump y el canciller ruso, Sergei Lavrov, y el embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, durante el cual el mandatario compartió información clasificada de inteligencia.

En otra carta, el comité invitó a Comey a que testifique en sesiones pública y a puerta cerrada sobre las investigaciones que lideraba en torno a la presunta coordinación entre la campaña de Trump y funcionarios de inteligencia del Kremlin.

Por Univisión 

 El presidente ruso, Vladímir Putin, dijo hoy que está dispuesto a entregar la transcripción del encuentro que mantuvieron la semana pasada el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, y el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

"Si la Administración de EEUU lo considera oportuno, estamos dispuestos a ofrecer al Senado y a la Cámara de Estados Unidos la transcipción de la conversación", dijo Putin en rueda de prensa.

El asesor del presidente, Yuri Ushakov, precisó que el Kremlin no dispone de una grabación de audio de la conversación, sino la transcripción de la misma.

Medios estadounidenses denunciaron esta semana que en esa reunión, celebrada en el Despacho Oval de la Casa Blanca, Trump compartió con Lavrov información clasificada sobre los planes de ISIS para usar ordenadores portátiles con el fin de atentar contra aviones en vuelo.

"Vemos que en Estados Unidos se está desarrollando una esquizofrenia política. De otra manera no puedo explicar las acusaciones contra el presidente (Trump) de haber compartido secretos con Lavrov", dijo Putin en Sochi tras reunirse con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

Agregó, bromeando: "Por cierto, hoy yo ya hablé con él (Lavrov) y tendré que regañarle, porque no compartió con nosotros esos secretos, ni conmigo ni con los servicios de inteligencia. Muy mal por su parte".

"A día de hoy, la lucha política en Estados Unidos nos preocupa, porque cuesta imaginar qué otras cosas puede inventar la gente que genera semejantes tonterías para instigar ánimos antirrusos", dijo el presidente ruso.

Según Putin, "esas personas no entienden que perjudican a su propio país y en ese caso son sencillamente estúpidos. Y si lo entienden, son peligrosos y juegan sucio".

"Sólo el pueblo estadounidense debe evaluar la gestión del presidente Donald Trump y, desde luego, podrá hacerlo cuando le dejen trabajar a pleno rendimiento", subrayó.

Por lo demás, el mandatario ruso valoró muy favorablemente los resultados de la reunión entre Trump y Lavrov.

El presidente estadounidense admitió ayer en Twitter que compartió con Rusia cierta información relativa al terrorismo en esa reunión y aseguró que tiene "el derecho absoluto" a hacerlo.

La Casa Blanca ha insistido en que Trump no hizo nada "inapropiado" ni puso en riesgo la seguridad nacional, aunque ha declinado confirmar si la información que se dio a Lavrov era secreta.

Por EFE 

 (CNN) - El exdirector del FBI, James Comey, escribió en un memorando que el presidente Donald Trump pidió poner fin a la investigación del asesor de seguridad nacional Michael Flynn, según una fuente familiarizada con el asunto.

Comey estaba tan consternado por la petición de que quería documentarla, dijo la fuente. Comey la compartió con altos funcionarios del FBI, según la fuente.

"Espero que puedas dejar ir esto", escribió Comey, citando al presidente. CNN no ha visto el memorándum, pero la fuente se lo describió a CNN.

El memorándum es el signo más claro de la posible interferencia de Trump con la investigación sobre si los miembros de su equipo de campaña tenían contactos con funcionarios rusos.

Escribir el memorándum era algo "no fuera de norma", especialmente si estaba preocupado por la legalidad o por cuestiones morales, según un exfuncionario del Departamento de Justicia.

El New York Times reportó primero sobre el memorándum.

Varios funcionarios de la Casa Blanca refutaron esa versión el martes, incluyendo uno que dijo que una "conversación de esa naturaleza" no ocurrió.

"Aunque el presidente ha expresado repetidamente su opinión de que el general Flynn es un hombre decente que sirvió y protegió a nuestro país, el presidente nunca le pidió al Sr. Comey ni a otra persona que pusiera fin a ninguna investigación, incluyendo cualquier investigación que involucrara al general Flynn", dijo el funcionario en un comunicado. "El presidente tiene el máximo respeto por nuestras agencias de aplicación de la ley y por todas las investigaciones, (esta noticia) no es una representación veraz o exacta de la conversación entre el presidente y el Sr. Comey".

Trump ha buscado permanecer leal a Flynn, a pesar de que lo despidió del cargo de principal asesor de seguridad nacional en febrero, cuando quedó claro que no reveló adecuadamente la naturaleza de las conversaciones que tuvo con funcionarios rusos.

Trump, en una serie de comentarios públicos y entrevistas, ha sugerido que Flynn estaba siendo maltratado y lo ha descrito como un buen hombre.

"El general Flynn es un hombre maravilloso, creo que ha sido tratado muy, muy injustamente por los medios de comunicación, como yo los llamo, los falsos medios de comunicación en muchos casos", dijo Trump en febrero. "Y creo que es realmente una cosa triste que él fue tratado tan mal."

Por CNN 

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, H.R. McMaster, defendió las conversaciones del presidente Donald Trump con influyentes funcionarios rusos.

En una reunión con los periodistas, el martes, McMaster dijo que la información que Trump compartió con los rusos era “totalmente apropiada” y basada en “informes de fuentes abiertas”.

El asesor McMaster dijo que la revelación de Trump de ninguna forma compromete fuentes de inteligencia ni métodos.

McMaster no negó que Trump haya discutido información clasificada.

“En el contexto de esa discusión, lo que el presidente discutió con el ministro de Relaciones Exteriores fue totalmente apropiado para esa conversación y es consistente con la rutina de compartir información entre el presidente y cualquier líder con quien se reúna”, dijo McMaster.

Anteriormente el martes, el presidente Trump defendió su "absoluto derecho" a compartir información relacionada a las amenazas terroristas con Rusia.

 

“Como presidente quise compartir con Rusia (en una reunión en la Casa Blanca programada públicamente) lo que tengo absoluto derecho de hacer, cosas relacionadas… con terrorismo y la seguridad de volar. Razones humanitarias, más que quería que Rusia incrementara su lucha contra ISIS y el terrorismo”, escribió en dos tuits seguidos.

Según un reporte del Washington Post, Trump reveló información clasificada de alto nivel a funcionarios rusos durante una reunión con el ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, el embajador Sergei Kislyak y otros funcionarios.

La noticia, publicada el lunes por la noche, provocó firmes condenas de demócratas y críticas poco habituales por parte de algunos legisladores republicanos. Miembros de la Casa Blanca criticaron el reporte y afirmaron que el presidente no había revelado fuentes ni métodos de inteligencia a los rusos, aunque no negaron que se hubiera desvelado información clasificada en la reunión del 10 de mayo.

“El presidente y el ministro de relaciones exteriores revisaron una amplia gama de amenazas comunes a nuestros dos países, como las amenazas a la aviación civil”, señaló H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional de Trump. “En ningún momento se habló de fuentes ni métodos de inteligencia, ni se revelaron operaciones militares que no fueran ya del conocimiento público”.

Según el reporte, funcionarios y exfuncionarios estadounidenses dijeron que Trump compartió detalles sobre una amenaza terrorista del Estado Islámico relativa al uso de computadoras portátiles en aviones, con el ministro ruso de Relaciones Exteriores.

Por VOA 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió hoy en su cuenta de Twitter el compartir información con Rusia después de que un informe de The Washington Post dijera  que el mandatario reveló recientemente información secreta sobre ISIS al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, lo que ha sido desmentido por la Casa Blanca.

"Como presidente quería compartir con Rusia (en una reunión abierta en W.H. -Casa Blanca-) que tengo el derecho absoluto de hacerlo, son hechos pertinentes...", tuiteó Trump esta mañana.

 

Agregó que dio informacion sobre "terrorismo y la seguridad de los vuelos aéreos.... razones humanitarias, además quiero que Rusia intensifique su lucha contra ISIS y el terrorismo".

 

El ministerio ruso Exteriores niega que Trump revelara esa información secreta a funcionarios rusos.

La noticia del rotativo, publicada el lunes por la noche, provocó firmes condenas de demócratas y críticas poco habituales por parte de algunos legisladores republicanos. Miembros de la Casa Blanca criticaron el reporte y afirmaron que el presidente no había revelado fuentes ni métodos de inteligencia a los rusos, aunque no negaron que se hubiera desvelado información clasificada en la reunión del 10 de mayo.

“El presidente y el ministro de relaciones exteriores revisaron una amplia gama de amenazas comunes a nuestros dos países, como las amenazas a la aviación civil”, señaló H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional de Trump. “En ningún momento se habló de fuentes ni métodos de inteligencia, ni se revelaron operaciones militares que no fueran ya del conocimiento público”.

Según el reporte, funcionarios y exfuncionarios estadounidenses dijeron que Trump compartió detalles sobre una amenaza terrorista del Estado Islámico relativa al uso de computadoras portátiles en aviones, con el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, y con el embajador de Rusia en Estados Unidos, Sergey Kislyak.

El embajador ha sido una figura clave en la creciente controversia sobre una posible coordinación entre la campaña de Trump y la interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses.

Los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato, declararon al Post que la información que Trump transmitió durante la reunión en la Oficina Oval fue proporcionada por un aliado de Estados Unidos.

The New York Times y BuzzFeed News publicaron reportes similares más tarde el lunes.

La portavoz del Ministerio ruso de Exteriores Maria Zakharova negó estas noticias el martes en Facebook, describiendo los reportes como “otra falsedad”.

Las revelaciones podrían dañar aún más la frágil relación de Trump con las agencias de inteligencia de Estados Unidos. El presidente ha puesto en duda la competencia de sus agentes y cuestionado su conclusión de que Rusia interfirió en las elecciones del año pasado para ayudarle a ganar. Sus críticas se vieron seguidas por un constante goteo de filtraciones a los medios que han perjudicado a Trump y expuesto una investigación del FBI sobre los posibles lazos entre sus colaboradores y Rusia.

El reporte también podría dañar la credibilidad del mandatario ante los socios de Estados Unidos en todo el país, antes de su primera gira al extranjero. La Casa Blanca ya había acusado el golpe por su mala gestión del despido del director del FBI, James Comey, que supervisaba la pesquisa de la agencia sobre Rusia.

Por AP

El presidente de EEUU, Donald Trump, reveló información altamente clasificada al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, y al embajador de ese país cuando los recibió la semana pasada en la Casa Blanca, informó hoy The Washington Post.

Trump se salió del guión marcado para la reunión con el canciller Lavrov y el embajador ruso en Washington, Serguéi Kislyak, el pasado miércoles para discutir información altamente secreta sobre planes terroristas de ISIS.

Los detalles de esta información son tan secretos que ni siquiera aliados estadounidenses han recibido ese tipo de datos, según aseguran funcionarios estadounidenses en funciones y retirados consultados por el diario washingtoniano.

La información estaría relacionada con la posibilidad de que ordenadores portátiles puedan ser utilizados en vuelo para realizar algún tipo de ataque terrorista, algo que ya ha llevado a EEUU a prohibir portar computadoras portátiles en el equipaje de mano en vuelos procedentes de Oriente Medio.

Según la exclusiva del periódico, Trump discutió con los rusos las capacidades de espionaje de un aliado estadounidense clave que obtuvo la información sobre esos planes terroristas de ISIS.

Además, Trump reveló el territorio bajo control de los yihadistas donde el socio estadounidense consiguió la información secreta de espionaje.

La Casa Blanca inmediatamente informó a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para reducir el impacto de las revelaciones que, pese a no revelar métodos de espionaje utilizados, podría afectar a la capacidad de Washington y sus aliados para detectar nuevas amenazas.

El socio estadounidense que proveyó a Washington con esta información clasificada sobre ISIS no autorizó compartir estos secretos con Rusia, por lo que la cooperación en inteligencia puede verse afectada.

1 rusia casa blanca ap

Trump en la oficina oval con el canciller ruso Sergei Lavrov y al fondo, el embajador ruso Sergey Kislyak. Foto: AP

Además, fuentes de inteligencia consultadas por el diario temen que Rusia pueda identificar las técnicas de espionaje utilizadas en este territorio de ISIS, que pueden ser usadas también para detectar la presencia rusa en Siria.

Pese a todo, el presidente estadounidense tiene protección ante la ley para compartir y transmitir información clasificada, por lo que no habría incurrido en una ilegalidad, como sí habría ocurrido en el caso de cualquier otro funcionario estadounidense.

Un funcionario que habló con el rotativo lamentó que, tras la conversación el embajador ruso, cuyas reuniones con miembros del equipo de Trump están en el centro del polémico intervencionismo del Kremlin en las elecciones de 2016 en EEUU, "seguro que envió un buen cable repleto de los detalles".

La reunión de Trump con los enviados rusos, adversarios estadounidenses, fue vista como un problema de imagen inoportuno al darse un día después de que el presidente despidiera al director del FBI, James Comey, quien lideraba la investigación sobre la posible coordinación de la campaña presidencial de Trump con el Kremlin.

Por EFE 

Congresistas demócratas han expresado en algún momento que al presidente Donald Trump le queda poco tiempo en la Oficina Oval, pero no han ofrecido pruebas de cuál sería la razón de ello.

A mediados de marzo, la senadora demócrata, Dianne Feinstein, le dijo a activistas en California: “Va a dejar pronto su cargo”.

“¿Trump ha realizado algo que obligue a que sea destituido?”, le pregunta un activista. “No puedo responder eso en este momento”, expresó Feintein, quien dejó entrever que hay acciones entre los demócratas de las que no quiere revelar mucho.

Sin embargo, a raiz del despido de James Comey como director del FBI en medio de una investigación de esa institución sobre posibles ligas del equipo del presidente y el gobierno de Rusia, ha intensificado el debate sobre su destitución y eventual juicio político.

Tanto The Washington Post como CNN han consultado a expertos en el tema sobre las razones que podrían llevar a ese camino al Congreso, como lo escrito por Laurence H. Tribe, profesor de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de Harvard, quien considera que el mandatario republicano debe ser destituido “por obstrucción a la justicia”.

“La solución a la acusación fue diseñada para crear un mecanismo de último recurso para preservar nuestro sistema constitucional. Funciona mediante la remoción de los funcionarios de la rama ejecutiva que han abusado tanto de poder a través de lo que los autores llaman ‘delitos mayores y delitos menores’, por lo que no se puede confiar que continúen en su puesto“, escribió el experto.

El senador demócrata Richard Blumenthal, de Connecticut, consideró que hay una posibilidad al respecto, pero la vio lejana.

“Puede producir otro Estados Unidos contra Nixon… Puede que se produzca un proceso de destitución, aunque estamos muy lejos de esa posibilidad“, afirmó, contradiciendo lo que otros de sus compañeros de partido han expresado.

Mientras se da este debate, el Congreso ha pedido un fiscal independiente para investigar la injerencia de Rusia en las elecciones de los Estados Unidos y el papel del equipo del presidente Trump en el asunto.

Asimismo, el exdirector Nacional de Inteligencia, James Clapper, consideró que las instituciones de EEUU están “bajo ataque externa e internamente”, mencionando al mandatario republicano como uno de los culpables de ello.

En tanto, los estadounidenses están muy divididos sobre el despido de Comey, ya que una encuesta de The Wall Street Journal reveló que el 29 por ciento de los ciudadanos aprobó la decisión del presidente Trump, contra un 38 por ciento que se opuso, aunque más del 30 por ciento no supo qué opinar al respecto.

Por El Diario NY 

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, anunció el lunes que su hijo, Barron, asistirá a una escuela episcopal privada en Maryland a partir del otoño boreal.

El anuncio respondió a una de las interrogantes que persistían en torno a los arreglos de vivienda de primera familia. La señora Trump y Barron, de 11 años, han estado viviendo en la Torre Trump en la ciudad de Nueva York desde que Donald Trump asumió la presidencia en enero, mientras el presidente vivía en la Casa Blanca.

Trump había dicho que su esposa y su hijo menor se mudarían a la Casa Blanca después que terminara el actual año escolar, a fin de encontrar una escuela para Barron.

La señora Trump dijo el lunes que han elegido St. Andrew´s Episcopal School en Potomac, Maryland, para su hijo.

“Es conocido para su diversa comunidad y compromiso con la excelencia académica”, dijo Melania Trump en una declaración. “La mission de St. Andrew´s es conocer e inspirar a cada niño en su comunidad inclusive dedicada a enseñanza excepcional, aprendizaje y servicio, todo lo cual atrae a nuestra familia”, agregó.

La matrícula anula varía de más de 23.000 dólares para pre Kinder a más de 40.000 dólares para estudiantes de los grados 9 a 12 de secundaria.

“Esperamos ansiosos la llegada de los años escolares en St. Andrews”, dijo la señora Trump.

Fundado en 1978, St. Andrews, tiene un total de 580 estudiantes en prekindergarten hasta el grado 12, de acuerdo con su sitio web. Los tamaños de las clases oscilan entre 11 y 13 estudiantes y todos sus graduados asisten a la universidad, indicó la escuela.

Barron actualmente asiste a la Columbia Grammar and Preparatory School en Upper West Manthattan, en la ciudad de Nueva York.

Por VOA 

(CNN) - El exdirector de inteligencia nacional James Clapper emitió una severa advertencia el domingo sobre la situación del gobierno de Estados Unidos luego de que el presidente Donald Trump destituyera al director del FBI James Comey, y dijo creer que las instituciones del país están "bajo asalto".

"Creo que en muchos sentidos nuestras instituciones están bajo asalto externamente –y la gran noticia aquí es la interferencia rusa en nuestro sistema electoral– y también creo que nuestras instituciones están bajo asalto internamente", dijo Clapper en el programa "State of the Union" de CNN.

Presionado por el entrevistador Jake Tapper sobre si se refería a que las instituciones estaban bajo asalto internamente por el presidente, Clapper respondió: "Exactamente".

 

Clapper llamó a los otros poderes del gobierno federal a intensificar sus roles como control del ejecutivo.

"Los padres fundadores, en su sabiduría, crearon un sistema de tres ramas iguales del gobierno y construyeron un sistema de controles y equilibrios", dijo Clapper. "Siento como si estuviera bajo asalto y erosionándose".

Por CNN

La visita del ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, a la Casa Blanca el 10 de mayo tuvo inesperadas consecuencias luego que comenzaran a circular fotos tomadas durante la reunión por un fotógrafo ruso que no debió haber estado allí.

La reunión estaba supuesta a ser privada, sin acceso a la prensa, por lo que ningún periodista o camarógrafo estadounidense pudo estar presente, salvo los fotógrafos oficiales de ambos gobiernos.

La sorpresa fue cuando la embajada rusa y a agencia rusa Tass publicó fotos de la reunión: el presidente Trump posando sonriente no solo con Lavrov sino también con el embajador ruso ante la Casa Blanca, Sergei Kislyak, el mismo que se reunió con el ex asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, el ahora secretario de Justicia, Jeff Sessions, y con medio Washington.

El momento no parecía el adecuado. El director del FBI, la agencia que investiga la interferencia rusa en las elecciones de noviembre, recién había sido despedido.

La Casa Blanca reaccionó furiosa diciendo fue engañada por su contraparte rusa y atribuyó la falla a que el intruso dijo ser el fotógrafo oficial de Lavrov, sin decir que además trabajaba para Tass, una agencia de noticias estatal rusa.

El gobierno ruso es dueño de Tass, así que sus fotógrafos son considerados fotógrafos oficiales, pero la Casa Blanca dice que permitió su presencia en el entendido que las fotos serían para uso oficial y no para distribución.

Algunos expertos señalaron que se trató de una falla de seguridad grave porque el fotógrafo bien pudo haber llevado y colocado micrófonos ocultos en la oficina oval en su equipo.

Más tarde, el gobierno minimizó la potencialidad de amenaza, pero admitió que fue engañado respecto a la intervención del fotógrafo ruso.

Por VOA

Page 1 of 21
.
Opengraph meta generated by Crex Opengraph - Developed by JOOservices Ltd